Todos los que emprendemos un negocio tenemos en mente personas con influencia en el sector, con puestos relevantes o con conocimientos de alto valor para tu proyecto. Quizás nos interesa contactar con un posible inversor o patrocinador para nuestro proyecto o hacer una consulta a un experto en alguna materia.

Puedes pensar que conectar con ellos suele ser difícil porque en muchas ocasiones son inaccesibles para gente como tú. Pensarás que si fuera tan sencillo, muchos lo harían y de estos muchos, un gran porcentaje son mas importantes que tú. Por mi experiencia personal puedo asegurar que nada más lejos de la realidad; sólo debes proponértelo y seguir unos simples pasos.

 

 

1. Mira si ya estás conectado directa o indirectamente. 

A través de las redes sociales (LinkedIn por ejemplo) puedes comprobar los grados de distancia entre tú y la persona en cuestión. Muchas veces he quedado sorprendido lo cerca que puedo estar de personas realmente importantes. Si estás a dos grados de distancia, simplemente envía un e-mail al amigo/conocido común para que os presente. Observa y analiza con qué persona estáis conectados y traza una estrategia de comunicación desde diferentes ángulos. Eso sí, ten la precaución que no te clasifiquen como un Social-SPAM!.

2. Envíale un e-mail

Si tienes una conexión directa con la persona objetivo o has conseguido su dirección de correo, envía un e-mail directamente. Sé lo más explícito y breve posible en el asunto. No debería contener más de 5 palabras.

En el cuerpo del mensaje, debes sintetizar al máximo tu mensaje y simplificarlo casi como si de un telegrama se tratara. Facilita su lectura mediante las negritas sobre palabras clave. Piensa que eres un desconocido para él y te estás colando en su bandeja de entrada. Ves directamente al grano.

3. Haz un seguimiento con cierta regularidad

Es probable que no recibas respuesta después de tu primer correo. No te des por vencido. Prográmate un recordatorio para la semana siguiente por cada correo que envíes. Muchos mensajes se diluyen entre las toneladas de correos que reciben a diario algunas personas.  Si te responden con un “estoy muy ocupado ahora, la semana que viene te respondo a tu consulta”, debes ganar tiempo y no responder de inmediato. Prográmate tu respuesta de agradecimiento para principios de la semana que viene, le servirá como recordatorio.

Sé persistente y conseguirás tu respuesta.