Siguen apareciendo encuestas, estudios, informes, valoraciones y conclusiones con cifras alarmantes sobre el pesimismo que se respira en las empresas.

Ahora es el momento de leer con ojo crítico todo este tipo de informaciones. De saber que no todo es tan malo ahora, ni todo era tan bueno antes. Es cierto que esta crisis está afectando a muchos pero hay muchos otros que solo saben de ella por los medios de comunicación. Es decir, hay muchos sectores que siguen funcionando con total normalidad, pero que por esta psicosis colectiva que nos ha inundado se suben al carro de los damnificados. Dentro de este alud de artículos un poco apocalípticos, también hemos encontrado los que cuantifican la inversión publicitaria para los próximos años y hablan de en qué soportes se va a invertir más o menos. Esto nos sirve para adaptar nuestros productos a los tiempos (adprox con nuevos formatos), para diseñar servicios más básicos (presenciaPyme.com es un ejemplo) que vayan directamente a las necesidades irrenunciables de nuestros clientes. Esto lo hacemos para empatizar con nuestros interlocutores pero sobretodo para no ser los proveedores que dejan de serlo cuando se empiezan a recortar gastos.;-)