Actualmente, la iniciación en la tecnología se produce a edades cada vez más tempranas. La proliferación del acceso a internet en la mayoría de las familias permite a los más pequeños de la casa entrar a explorar la web: para jugar, para aprender, y también para establecer relaciones sociales con personas a las que conocen del mundo real-o no. La mayoría de los adolescentes tienen una cuenta en una de las redes sociales más populares, que son de uso gratuito, populares y de muy fácil acceso.
Este fenómeno ha creado simultáneamente una preocupación de los padres por los contenidos a los que tienen acceso sus hijos: una preocupación basada en la aparición en los medios de varios crímenes relacionados con las redes sociales, en cuanto a acoso a través de la red, bullying, casos de chantaje, pedofilia e incluso crímenes violentos. Aunque ésto sólo afecta a un mínimo porcentaje de los menores usuarios, también debemos entender que la percepción de alarma es muy alta entre los padres.

Nuevas redes sociales orientadas a menores
Por otro lado, siguiendo la corriente de crecimiento de las redes sociales, han aparecido nuevos modelos especialmente diseñados para los menores de edad. Entre ellas se encuentran Minics, Happyestudio (de McDonalds), ClubPenguin (Disney), el desaparecido Baobab planet (un juego online con posibilidad de inteactuar con otros jugadores y con una cierta orientación educativa), Neopets (de la cadena de televisión infantil Nickelodeon, Panfu (otro juego online) y Habbo (de la cadena Antena 3). La mayoría de las redes sociales citadas tienen varios elementos en común: son en principio gratuitas pero tienen expansiones de pago, permiten el acceso a los padres y tienen un sistema de seguridad para evitar que se cuelen usuarios fuera de los límites de edad.
La más popular en España es ClubPenguin.